Waris Dirie: Flor del desierto

Cómo la vida de una niña africana nómada cambió hasta convertirse en una reconocida top model, activista y embajadora de la ONU

Hay vidas que deben ser contadas y merecen todo el reconocimiento que han recibido en la pantalla grande. Este es el caso de Waris Dirie, una reconocida top model somalí nacida en el seno de una familia nómada.

A los tres años es víctima de una tradición milenaria, la ablación femenina, un ritual en el que los genitales de las niñas son mutilados. Según esta tradición, las niñas deben ser purificadas a través de este rito, sus futuros esposos serían los primeros en “abrirlas” a la fecundidad, una señal de pureza y virginidad. Miles de niñas son sometidas a esta traumatica práctica, algunas, a costa de su vida.

10028a9d12fa91bc60c455ad8d89b5d0

A los trece años decide abandonar su hogar al ser vendida en matrimonio con un hombre mayor. Viaja a través del desierto hasta llegar a Mogadiscio, capital de Somalía. Años después se traslada a Londres donde es “descubierta” por el famoso fotógrafo Terence Donovan, quien la fotografió y le cambió la vida llevándola a las pasarelas mas importantes de Londres, París, Milán y Nueva York.

En 1997 habló por primera vez con Laura Ziv, sobre su experiencia. Ese mismo año la ONU la nombra embajadora especial para la lucha contra la mutilación genital femenina, convirtiéndose en la primera mujer en hablar públicamente sobre el tema. En 2013 el hospital adventista de Waldfriede, Alemania, estableció el “Centro Flor del Desierto que ha ayudado a cientos de mujeres de forma holística desde que abrió sus puertas.

Al lado del productor Sherry Herrmann, dirigen esta película basada en su libro Flor del Desierto, que se estrenó en 2009. Es una película impresionante capaz de remover las emociones e inspirarte a “cambiar en el mundo lo que significa ser mujer”.

Da clic para ver el trailer

Anuncios

Capitán America: Civil War y los dilemas morales

Ningún film es creado en vacío, hay un trasfondo y una ideología, ¿qué hay detrás de la “Guerra civil” entre el TeamCap y TeamIronman? Los dilemas morales que plantea Capitan America: Civil War

Capitan America: Civil War es la gran a puesta de Marvel en su guerra de superheores con Fox y Sony. Ha sido bien recibida por la mayoría de la crítica especializada.   de  USA Today cree que “es en esencia una profunda exploración entre la amistad y la familia y los sacrificios que se deben hacer para mantener a ambos”.  A. O. Scott, del NTY, ha realizado la crítica más interesante que he leído hasta el momento. Desde su perspectiva, el film aborda cuestiones profundas como las implicaciones de la guerra moderna, el sufrimiento de los inocentes y la rendición de cuentas. Aspectos de los que hablaré más abajo.

Y finalmente,  Ann Hornaday y elementos técnicos.

“La película echa un vistazo en alguna complejidades morales de la guerra moderna. Los buenos son responsables de la muerte de inocentes, y la rendición de cuentas se sitúa sobre toda la película”

A. O. Scott, The New York Times

En este breve comentario quiero enfocarme en tres dilemas que la película escrita por Christopher Markus y Stephen McFeely, y dirigida por los hermanos Anthony  y Joe Russo, ha planteado y no he podido dejar pasar.

35

Capitan America: Civil War algunas complejidades morales importantes, incluso que los cristianos no pueden dejar pasar.

La muerte de los inocentes

En todo conflicto bélico los daños colaterales son inevitables en la mayoría de las veces, en otras, también numerosas, podrían evitarse si tan solo se dejaran de lado los intereses personales, políticos y económicos, pero eso es mucho pedir.

En la trama de la película, no hay héroe al cuál su conciencia no le haga sentir las voces de los inocentes. Es este remordimiento el que casi condiciona muchas de sus acciones. En efecto, este daño y destrozo de las ciudades causadas en sus luchas contra los malos, es la base sobre la cual, las naciones no están dispuestos a tolerar la libertad de acción que ejercen los “vigilantes” o “justicieros”, como fue doblado en España.

Pero, fuera de la pantalla ¿es inevitable que gente civil e inocente caiga víctima de las armas? ¿es necesaria la muerte de millones de inocentes para que primen los intereses de unos cuántos? Es parte de lo que vemos en el conflicto entre el Estado Islámico y Siria, millones de refugiados moviéndose a diversas partes donde no puedan ser alcanzados por las armas. Es lo que a diario diversos rotativos en todo el orbe informan en las guerras conocidas y las no tan conocidas, entre los conflictos internos de países como México y su lucha contra el crimen organizado. Finalmente, como Apocalipsis narra los inocentes claman “¿Hasta cuándo, Soberano Señor, santo y veraz, seguirás sin juzgar a los habitantes de la tierra y sin vengar nuestra muerte?”

 

Rendición de cuentas

Pero quizá, como escribió en su reseña A. O. Scottt, la complejidad moral más importante que plantea Capitan America: Civil War tiene que ver con la rendición de cuentas de parte de aquel grupo que se encarga de atener el orden y la paz mundial. El gran nudo de la historia es precisamente este “detalle”: ¿Deben o no sujetarse a las reglas / controles impuestos por las naciones? Un parte del grupo dice que sí, mientras que los adeptos a Capitan no lo consideran correcto.

Tony Stark coloca en la mesa un punto seriamente importante “debemos reconocer nuestros límites, eso nos diferencia de los villanos”; pero Cap no considera correcto que su su sentido de justicia sea limitado por un grupo de ¡líderes internacionales! Y ahí se desata la polarización del equipo TeamCap vs TeamIronman en la entretenida y complicada batalla en el aeropuerto.

Los productores y escritores del guión han encontrado una salida bastante interesante: no importa de qué lado estés, si del lado de TeamIronman que se “acata” a las ordenes -al menos oficialmente-, a la justicia, a la legalidad; o bien formas parte del TeamCap, que no deja que le dicten qué es lo que debe hacer, que sigue su “libertad de elección”. Cualquiera sea el equipo que te unas, estarás en el lugar correcto. ¿Será tan sencillo?

civilwar5-xlarge-xlarge_trans++8KDSvQokU6e1kixCfjCYJPzeXdY_WHlwMl9hxelN7Xgcivilwarfeature11-xlarge-large_trans++Rp36Ti1MFCYr8PMuS2fHb17hoDUspm84EYl8tHPMRlk

Yo me uno al TeamJesus, finalmente, en este Gran Conflicto Cósmico que lleva más de 5 milenios en pugna, la victoria ya está anticipada.

Ocho consejos para encontrar un mentor

By Daniel Darling

En cierta ocasión, mientras me encontraba en la Escuela de Teología de la Universidad de Navojoa, un conocido predicador nos desafió a encontrar a alguien que nos inspirara en el área que más nos gusta. Según él, eso le había ayudado en sus años de estudiante. Ya han pasado un par de años de eso y hoy él está como director editorial de una importante casa publicadora nacional.

Al rededor nuestro hay personas de las que podemos aprender mucho, ¿cómo logramos acercarnos a ellos y convertirlos en mentores nuestros? A continuación te presento ocho consejos que Daniel Darling,  vicepresidente de comunicaciones de la Ethics and Religious Liberty Commission, escribió para Leadership Journal.

McCabe se reúne con Heath para tutoría en Bethel College, Ind. [1]

McCabe se reúne con Heath para tutoría en Bethel College, Ind. [1]

1 Identifica a alguien dentro de tu esfera de influencia, cuyo ministerio desea emular. Mi sugerencia es encontrar a alguien local y alguien no famoso. Dudo que Matt Chandler o Rick Warren estén aceptando más aprendices en este momento. Pero tu no necesitas una estrella de rock, sólo tiene que ser un líder piadoso y experimentado.

2 Contacta con la persona que deseas participar. Asegúrate de comenzar por mantener expectativas pequeñas. No le dirás, en su correo electrónico, “¿Puedes ser mi mentor?” Pídele sentarte con él para el  almuerzo o tomar algo. Dile que deseas aprovechar su brillante cerebro lleno de conocimientos sobre el ministerio y el liderazgo.

3 Programa una primera reunión. No te limites a hablar de “conseguir juntos un día”, ya que no lo harás. Abre el calendario y ponte dispuesto a cumplir a la vez trabajar

4 Identificar a alguien dentro de su esfera de influencia, cuyo ministerio desea emular. Mi sugerencia es encontrar a alguien local y alguien no famoso. Dudo Matt Chandler o Rick Warren está aceptando más aprendices en este momento. Pero usted no necesita una estrella de rock, sólo tiene un líder piadoso experimentado.

5 Contactar con la persona que desea participar. Asegúrese de comenzar por mantener sus expectativas pequeñas. No dice, en su correo electrónico, “¿Puedes ser mi mentor?” Pídales el almuerzo o el café. Dígales que usted desea recibir de su cerebro lo mejor sobre el ministerio y el liderazgo.

6 Programe una primera reunión. No se limite a hablar de “conseguir juntos un día”, ya que no lo harás. Abre el calendario y estar dispuestos a cumplir a la vez trabaja para el líder. A Bill le encantaba el desayuno temprano en la mañana, así que eso es lo que hice. Haz lo que tengas que hacer para ponerte en la presencia de alguien que te puede dar valiosa sabiduría de la vida.

7 Dele tanto como puedas. Ofrece a pagar la comida o cuenta. Utiliza tu coche para conducir, si es posible. La sabiduría que se gana de un mentor, es mucho más valiosa que un poco más de dinero en tu cuenta de gastos.

8 Agradece a las personas que invierten su tiempo y recursos en ti. Nunca olvidaremos su sacrificio, no se consigue nunca “algo demasiado grande” para ellos. Tener un tour y visitarlo incluso después en su iglesia cuando se está perfilando en un logro importante, o simplemente, para disfrutar de un servicio “ordinario” marcada por la fecundidad y la realización.

___________________________
Daniel Darling es vicepresidente de comunicaciones de la Ethics and Religious Liberty Commission. Es autor de varios libros, entre ellos su último trabajo, Activist Faith. El artículo fue publicado originalmente en Leadership Journal.
[1] Fuente de la imagen: http://www.bethelcollege.edu/magazine/wp-content/uploads/2012/04/mentoring2.jpg